Nos subimos al Mitsubishi Space Star, un simpático urbano.

0

El Mitsubishi Space Star supone el regreso de la marca de los diamantes al segmento B, y es que desde el Colt, no habíamos vuelto a ver un pequeño Mitsubishi circulando por nuestras ciudades.

El nombre Space Star posiblemente te suene, ya que Mitsubishi comercializó en nuestro país otro modelo con el mismo nombre, aunque éste era tipo monovolumen. Ahora la apuesta se traslada directamente al ámbito urbano.

El titular de esta prueba me vino a la cabeza desde el primer momento que cogí el pequeño Space Star. Me resultó un coche simpático, tanto por diseño como por comportamiento.

Tiene una longitud de 3.71 metros y una anchura de 1.66 metros, unas medidas compactas que lo establecen como un coche ideal para moverse por ciudad. Además su radio de giro de 4.5 metros ayuda a que podamos movernos con él de forma muy ágil. Su distancia entre ejes de 2.45 metros le otorga, dentro de sus condiciones, una habitabilidad razonable para su tamaño.

Su diseño resulta atractivo, con unas líneas que lo hacen estéticamente un coche que gusta. Sencillo en sus formas, pero a la vez agradable. Gracias a detalles como el faldón delantero o el spoiler trasero, también tenemos un punto dinámico que atraerá seguramente a compradores más jóvenes.

Este urbano de 5 puertas está homologado para cinco ocupantes.

El interior está bien resuelto, con un diseño sencillo y con todo a mano. Tenemos volante multifunción donde están integrados el sistema de control por voz, losp19gf1c9gsjtbg9e1sgs234dck12 mandos del teléfono o del control de crucero. Podemos regular el volante en altura, pero no en profundidad. Los asientos de conductor y acompañante también son regulables en altura, así como en longitud. Son confortables, sujetan lo suficiente y la verdad es que con el paso de los kilómetros el mullido no se hace incómodo. Me gustaría destacar la posición del reposapiés, no sé si será mi caso particular, pero he visto pocos reposapiés como éste, en el que esté tan bien situado y que de verdad haga su función bien, reposar el pie cómodamente.

En el salpicadero los plásticos duros son la tónica, aunque es justo decir que con unos buenos ajustes y ni un ruido por su parte.

El cuadro de relojes cuenta con una pantalla donde tenemos disponibles los datos del ordenador de a bordo y un pequeño indicador que nos recomienda el momento oportuno de realizar el cambio de marchas. No resulta muy cómodo el ir pasando por los distintos datos del ordenador de a bordo, ya que debemos presionar sobre un pulsador situado sobre el mismo cuadro.

El asistente de conducción ecológica Eco Drive, lo tenemos a la derecha y es una barra que nos indica lo eficientes que somos conduciendo en ese momento.

La consola central, llama la atención por la cantidad de botones que incorpora, cosa que si has leído algo más de éste que te escribe, sabrás que no me molesta lo más mínimo, al contrario. Todos estos botones, de bastante buen tacto por cierto, nos permiten manejar la radio y el climatizador. También tenemos en esa zona una entrada AUX.

Bajo la consola tenemos un par de huecos, uno de ellos de medidas perfectas para dejar un Smartphone de la casa de la manzana mordida, y el otro perfecto para dejar la llave del Space Star. Además, hay dos posavasos donde colocar nuestra bebida.

Tenemos un hueco justo encima de la guantera, donde podemos dejar alguna cosa, eso sí, con cuidado en las curvas porque la base no es antideslizante, y las llaves o un móvil, pueden salir volando. La guantera es suficiente para llevar lo necesario, documentación y algún otro documento. Tiene una pega, que no dispone de luz y que la toma USB, que está situada en la guantera, tiene una posición algo incómoda a la hora de conectar un pendrive.

En las puertas tenemos un práctico hueco donde dejar objetos.


p19gf1c9gs1147ean14en1ikle4j8La parte trasera del Space Star es una banqueta corrida, es decir, no hay diferenciación entre una plaza y otra
. Creo que es una solución inteligente, para coches de tamaño reducido, con la que aprovechar al máximo el espacio de las plazas traseras. Además, recuerda que está homologado para 5 plazas, por lo que será más fácil sentarnos tres personas detrás. El espacio a la altura de los hombros es de 133 centímetros, bastante bien. En cambio la altura es algo más justa, 90 centímetros desde la base de la banqueta. Si eres un poco alto, puedes despeinarte con el techo.

Sentado detrás, la banqueta es cómoda, con una inclinación de respaldo perfecta. Tenemos en el suelo el túnel central que abulta y evita disponer de una superficie plana. Aun así, podemos colocar nuestros pies sin problemas, incluso si vamos tres personas. Los asientos delanteros nos dejan hueco en su base para colocar los pies debajo de éstos sin problemas.

La banqueta, no es deslizable, pero si plegable en proporción 40/60 mediante unos tiradores situados en la parte trasera de ésta. Una vez plegada no nos queda una superficie completamente plana, pero sigue siendo muy práctica como puedes ver en las fotos.

Detrás contamos con elevalunas eléctricos y un posavasos situado entre los dos asientos delanteros. La zona acristalada me parece algo escasa detrás, con unas ventanas algo pequeñas, que además en el acabado de nuestra unidad (Motion) vienen tintadas.

Para llevar correctamente a los más pequeños, cuenta con dos fijaciones Isofix con tercer punto de anclaje TopTether situado en los respaldos de esta banqueta. Estos Isofix son sin guía, pero quedan muy a la vista y no resulta nada complicado enganchar las sillitas. Como puedes imaginar, para colocar dos sillitas no hay mayor problema, ya si pensamos en tres sillitas, hay que pensar en otro modelo… siempre hablamos de colocar tres sillitas de forma segura.

El maletero nos ofrece 235 litros que trasladado a centímetros en este caso, nos brinda un maletero con un ancho de 100
p19gf1c9hc1l4oeddk6jv471i5b1h centímetros en su zona más exterior, y que se amplía hasta los 110 centímetros en el fondo. Desde la boca de carga (situada a 71 centímetros del suelo) hasta el fondo tenemos una distancia de 67 centímetros. La altura hasta la bandeja es de 56 centímetros. La boca de carga está elevada con respecto al nivel del suelo del maletero, concretamente 23 centímetros. Bajo este suelo tenemos el hueco para el kit reparapinchazos que trae el coche, o para colocar una rueda de repuesto de emergencia que deberemos adquirir por separado. Es un maletero sencillo, con una luz de servicio en la parte izquierda y poco más.

Cerramos el maletero y nos ponemos a los mandos. En este caso del motor 1.2 MPI tricilindrico de 80 CV.

Como te decía al principio, en Mitsubishi nos ofrecen dos motorizaciones para el Space Star, ambas gasolina. El 1.0 MPI con 71 CV y el de nuestra unidad de pruebas, el 1.2 MPI de 80 CV.

Las dos versiones vienen equipadas con el sistema AS&G, nombre con el que Mitsubishi denomina su sistema de parada y arranque del motor.

El 1.2 mueve el Space Star de forma muy ágil en ciudad, gracias también a una dirección bastante asistida y directa. Me atrevería a decir que quizás incluso demasiado asistida. Además con una falta de retorno de ésta a su posición recta, que hace que tardemos algo en acostumbrarnos.

La salida que tiene el 1.2 es formidable, en los semáforos siempre eres de los primeros en salir sin tener que hacer ningún esfuerzo. El sistema de parada y arranque funciona correctamente, no es de los más rápidos, pero tampoco de los más lentos que he probado, va, bien.

Ya en carretera la cosa varía en cuanto a respuesta y el Space Star deja ver que su motor es “pequeño”. Nos obliga a cambiar más de lo que me gustaría, con una quinta marcha (no tiene sexta) que parece básicamente puesta para bajar la cifra de consumo. Aun así, podemos mantener ritmos legales sin problema con la familia en el coche.

p19gf1c9gsg1pjue1c1e191576chA nivel dinámico las suspensiones están enfocadas a que los pasajeros vayan cómodos, y lo consigue, aunque penaliza su comportamiento cuando transitamos por carreteras algo reviradas y en la que los balanceos se hacen ver. Si buscamos comodidad, el Space Star lo es, con una capacidad para absorber baches que destaca.

Las cifras de consumo que Mitsubishi ha homologado quedan algo por debajo de las nuestras. La cifra oficial para este 1.2 de 80 CV es de 4.3 litros a los 100 Km. Nuestro consumo ha estado de media en los 5.6 litros en recorridos urbanos y de autovía principalmente. Bien es cierto, que realice una prueba buscando marcar una cifra baja de consumo y alcance los 4,8 litros haciendo una conducción muy, muy legal durante toda una tarde. En general me parecen unas buenas cifras las que ofrece el Space Star, gracias también a su buen coeficiente aerodinámico de 0.27 Cx y su peso (845 kilos).

Su aceleración, podríamos decir como hacían hace años en Rolls- Royce con la potencia de sus modelos, que es suficiente, 11,7 segundos en el 0/100 Km/h.

Uno de los puntos fuertes del Mitsubishi Space Star está en su relación precio/equipamiento.

Partiendo de la base de que la marca sólo nos ofrece la posibilidad de elegir dos acabados, que además van asociados a las dos
p19gf1c9hcisi18ke1ged1hpre8o16 motorizaciones disponibles vemos que el Mitsubishi Space Star 1.0 MPI Challenge incluye como equipamiento destacado los siguientes elementos: Aire acondicionado, control de tracción y estabilidad activo, airbags delanteros, laterales y de cortina, elevalunas eléctricos delanteros, cierre centralizado con mando a distancia, equipo de sonido con conexión auxiliar y puerto USB, retrovisores exteriores eléctricos, spoiler trasero o el sistema de monitorización de presión de los neumáticos (TPMS).

Si pasamos al siguiente escalón, el 1.2 MPI Motion el equipamiento añade a la versión Challenge: Climatizador automático, acceso y puesta en marcha del motor sin llave (KOS), volante de cuero multifunción (audio, control de velocidad y Bluetooth), sensores de lluvia y oscuridad, cuatro elevalunas eléctricos, llantas de aleación de 15″, retrovisores exteriores eléctricos con intermitentes integrados, faros antiniebla con luces diurnas integradas y cristales traseros oscurecidos.

Como puedes ver la dotación de equipamiento con la que se presenta el Space Star no está nada mal. Lo único que podemos añadir como extra es la pintura metalizada que supone un coste extra de 300 €.

El precio para la versión Challenge es de 7.900 € y para la versión Motion, la más equipada 9.000 €. Esto incluye descuento promocional y Plan PIVE.

Un coche urbano ágil, bonito, bien equipado y no excesivamente caro para el coche que es, y sobre todo, para el equipamiento que trae consigo. Sin duda, el Space Star sorprende.

¿Te ha gustado? ¡compártelo!

El de aquí abajo es el que lo ha escrito...

Escribiendo sobre esto desde hace poco, pensando en esto, desde siempre… Cuando nací, lo primero que hice fue preguntar en que coche me llevaban a casa.

Deja un comentario

tres × uno =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This