Coche de 7 plazas BMW. Sí, probamos el Serie 2 Gran Tourer .

0

Hace unas semanas hablamos del monovolumen BMW Serie 2 Gran Tourer con motivo de su presentación, y desde entonces las ganas de probarlo han ido en aumento. Hasta hoy, aquí tienes mi prueba del BMW Serie 2 Gran Tourer.
Pensar que BMW tenía monovolumen, ya era de por sí toda una noticia, pero cuando supimos que habría una versión de 7 plazas, nos quedó claro el cambio que se avecinaba en la marca bávara. De hecho, en monovolúmenes compactos premium las dos únicas opciones son el Active Tourer y el Clase B de Mercedes, pero en 7 plazas, el BMW toma ventaja posicionándose en solitario en este segmento de los 7 plazas Premium.
Los tiempos cambian y las necesidades de los clientes también, por eso BMW enfoca este modelo dentro de un público activo, que tiene hijos pero que sigue disfrutando de su ocio.
Para ello, en BMW quisieron dar una vuelta de tuerca con el Serie 2 Active Tourer y sumar una versión de 7 plazas que ofreciera la solución al posible problema de espacio que pudiera planteársele a un cliente atraído por el Serie 2 Active Tourer.
El Serie 2 Gran Tourer mide 4, 55 metros, que suponen 21 centímetros más que el Active Tourer. La altura también aumenta, concretamente 5 centímetros, algo lógico si pensamos que hay que ganar espacio también a lo alto para dos más. Y digo también a lo alto porque a lo largo se gana espacio gracias a una batalla alargada hasta los 2,79 metros, 11 extras con respecto al Active Tourer. La anchura no varía, manteniéndose los 180 centímetros.

Exteriormente la gran diferencia la vemos en su vista lateral donde se hace evidente su mayor longitud con respecto al Active Tourer. La altura también destaca en este juego de encontrar las diferencias, ya que el techo, además de estar más alto, es más recto en su parte final. Una caída menor hacia la zaga con la que se consigue que los pasajeros de las plazas traseras puedan estar más cómodos.
En el interior la zona delantera es igual que la que pudimos ver en el Active Tourer, en este caso con el acabado Luxury tenemos terminaciones en madera noble, superficies cromadas o la tapicería en cuero Dakota para los asientos.

P1020755
Todo el interior refleja la calidad esperada en los modelos de la marca del aspa, buenos materiales, buen tacto, ausencia de plásticos duros, así como buenos ajustes en todas las zonas.
La posición de conducción es muy cómoda, con los reglajes eléctricos de esta unidad encontrar tu postura ideal no es complicado, aunque personalmente, no me ha resultado fácil llegar a visualizar la información situada en la parte inferior del tablero de instrumentos. El volante es cómodo al tacto, quizás no tan grueso como en otros modelos si no recuerdo mal… La consola central está presidida por la pantalla multimedia de 8,8 pulgadas (opcional) que nos muestra todo tipo de información y nos permite controlar multitud de parámetros, tanto de ajustes del vehículo, como las distintas opciones multimedia.
El diseño es bastante elegante, en esta unidad el cuero y las terminaciones en madera son parte destacada del habitáculo. La separación entre pasajero y conductor está a cargo de un apoyabrazos, que aunque no es deslizable, si está situado en una posición correcta que nos permite llegar a la posición más alejada de la palanca del cambio. Un cambio que en nuestro caso es automático de 8 velocidades (de 6 para los motores de 3 cilindros). Este apoyabrazos cuenta con un pequeño hueco, justo para un móvil o unas llaves. Y aunque no cuenta con un gran hueco, bajo el apoyabrazos tenemos ese espacio disponible junto a dos posavasos y la conexión USB. También tenemos ahí una toma de 12 voltios tipo mechero y una toma AUX. Esta zona bajo el apoyabrazos, es antideslizante al igual que otros huecos del Gran Tourer.
En la consola central junto al cambio tenemos el controlador iDrive Touch que incluye control táctil en su parte superior, con lo que nos permite por ejemplo introducir la dirección del navegador desde ahí y sin retirar la vista. Además, te tengo que decir que funciona bastante bien.
Bajo el climatizador dual, el selector para elegir los distintos modos de conducción que podemos elegir. Más adelante los veremos.
P1020805
El asiento del conductor en este acabado Luxury, viene con reglajes eléctricos para confort de ambos pasajeros. Algo que no me acabó de convencer fue la guantera, no tanto por su tamaño que es cierto que no es de los más grandes del segmento, como por su disposición algo baja y hacia el fondo. Desde el asiento del conductor abrir la guantera no estodo lo cómodo que me hubiese gustado.
En cambio, lo que sí me convence es la multitud de espacios destinados a guardar de todo que tenemos en el Gran Tourer. Desde las puertas delanteras en las que tenemos varios espacios y podemos colocar botellas de litro y medio, hasta los “cajones” que hay bajo los asientos traseros o las bolsas de los respaldos de los asientos delanteros en los que los pasajeros que vayan en la zona trasera podrán guardar sus lecturas.
Y es que en la zona trasera del Gran Tourer se va muy bien, si vamos dos. Aunque entran tres personas no irán todo lo cómodos que les gustaría, más si esa persona debe sentarse entre dos sillitas.
La banqueta trasera del Gran Tourer es cómoda, se desplaza longitudinalmente (13 centímetros) y también se reclina, como en el Active Tourer. BMW afirma que se pueden colocar tres sillitas, no lo dudamos. Dependiendo del tipo de sillitas se puede, otra cosa es lo cómodo que pueda quedarnos el acceso cada vez que tengamos que “atar” a los niños en ellas. Para colocar las sillitas contamos con dos anclajes Isofix en las plazas de los extremos que además cuentan con tercer punto de anclaje en el respaldo de esta banqueta.
Una cosa que no vimos en el Active Tourer son las bandejas en los respaldos, pero que en esta ocasión hemos podido ver las que montaba nuestra unidad de pruebas. Son muy prácticas y está muy bien pensado el colocarles un sistema de regulación de altura. Muchas veces, nos encontramos con el problema de que la bandeja no queda a la altura idónea dependiendo del niño que tenga que usarla, pues bien, en BMW han montado las bandejas sobre un carril vertical que permite ajustarla a la altura que necesitemos. Un 9 para BMW, no doy el diez por la sensación de delicadas de estas bandejas, sobre todo al ir enganchadas al carril por un solo punto. Creo que si el punto de sujeción hubiese sido doble, habría dado más robustez a este accesorio. Aun así, como todo, también depende del cuidado que tengan los niños (de ahí tanto miedo por parte de los míos…).
Aquí detrás también tenemos huecos donde guardar nuestras/sus cosas. El respaldo de la plaza central se convierte en práctico apoyabrazos desplegándolo. Aunque su principal función con niños será colocar su bebida en los dos prácticos (prácticos de verdad, sujetan de maravilla) posavasos, o guardar unos lápices en el hueco que hay.
Ya que vamos a dejar a los niños pintando, recuerda que sus libros de colorear pueden ir perfectamente guardados en la bolsa que los respaldos delanteros llevan incorporada. Como te comentaba antes, a diferencia del Active Tourer, en el Gran Tourer sí tenemos una especie de cajones bajo la banqueta, y aunque no llegan a ser unos cajones literalmente, hacen su función.
¿Que son más de películas?, también tenemos unos soportes específicos para colocar una Tablet en la parte trasera de los asientos delanteros. Sí, lo que pensabas, en opción.
Pero la gran diferencia con el Active Tourer son las dos plazas extras que podemos montar en nuestro Gran Tourer. Empecemos diciendo que son una opción que te costará 900 euros extras en la factura final, pero que sin duda merece la pena. Estas dos plazas extras surgen desde el suelo del maletero, como en otros monovolúmenes compactos de 7 plazas. Y como en otros coches de este tipo, estas plazas extras son recomendables principalmente para niños. ¿Su pega?, nos quedamos con un maletero muy justo, y la otra, que un adulto irá con las rodillas a la altura del pecho, y por lo general, la altura no es excesiva. En el caso del BMW Serie 2 Gran Tourer, lo de las rodillas sucede, pero lo de la altura no es del todo mala. Yo mido 1,78 y no toco el techo con la cabeza sentado en esas plazas, por muy poco eso sí. Para los niños es una zona en la que pueden ir bien, quizás algo encajados y bajos, pero bastante bien. En este caso, las dos plazas cuentan con dos posavasos entre ellas. El acceso a la zona más retrasada del Gran Tourer se realiza de una forma correcta mediante el sistema Easy-Entry que desliza y pliega las plazas que dan acceso a la parte trasera.
A tener en cuenta, no tienen Isofix.
Si no vamos a usar estas dos plazas extras, podemos plegarlas y quedan totalmente ocultas dejando una superficie plana en el suelo del maletero. La banqueta trasera también se pliega en proporción 40/20/40 dejando una superficie prácticamente plana en toda la zona trasera. La acción de plegado de la banqueta podemos realizarla bien por medio de los tiradores que tenemos en la propia banqueta, o mediante unos botones en el maletero que eléctricamente sueltan la banqueta para que caiga y quede plegada.
Cuando llevamos estas plazas extras plegadas el maletero es muy generoso. El menor espacio, con las dos plazas de la tercera fila desplegadas es de 145 litros. Si tenemos estas plegadas, el volumen alcanza los 645 litros con la banqueta en su posición más retrasada y los 805 litros con esta en su posición más adelantada. Si lo que necesitamos es espacio a lo grande, sólo tendremos que plegar la banqueta y tendremos hasta 1905 litros. El asiento del acompañante puede ser plegable (en opción) con lo que tendríamos una longitud máxima de 2.6 metros.
El maletero tiene unas formas bastante aprovechables, con una boca de carga de 113 centímetros de ancho y que está a 70 centímetros sobre el suelo.
El maletero viene muy bien terminado y bien “equipado”. Argollas, huecos en los laterales, un doble fondo de 100 litros que incluye hueco específico para guardar la bandeja enrollable, toma de mechero, ganchos… no le falta de nada. Bueno sí, una rueda de repuesto, aunque estamos más que acostumbrados a los kit reparapinchazos.

La verdad es que cuando probé el Active Tourer me sorprendió lo bien que iba dinámicamente, aunque al principio no quise decirlo por eso de que pareces un bicho raro si no te parece mal que BMW saque un tracción delantera, ah! y monovolumen… ah! y ahora con 7 plazas. Bromas aparte, con el tiempo se ha demostrado que puede ser igual de BMW que los demás, aunque las sensaciones sean distintas.
En el caso de este Gran Tourer tenemos entre manos la versión 218d con 150 cv. Este bloque de cuatro cilindros funciona realmente bien a la hora de mover los 1.555 Kg de esta unidad con 7 plazas y cambio automático de 8 velocidades, una opción que conlleva un sobre coste de 2.396 €. Silencioso y suave, lo cierto es que su uso es agradable en todo tipo de vías. Responde bien a partir de unas 1700 rpm porque más abajo lo noto más “pobre” a la hora de reaccionar. De ahí hacia arriba, la entrega de potencia es notable y suficiente para un uso normal del coche. Aún con el Gran Tourer bien cargado de familia, su respuesta me ha parecido muy satisfactoria. Sin duda creo que es una opción bastante equilibrada entre potencia y consumos. En este caso como te decía, tenemos el cambio automático de 8 velocidades que en mi opinión funciona a las mil maravillas. Conducción a vela (el coche va en punto muerto cuando detecta que no aceleramos por la inercia), un acelerador con una respuesta más retardada, el cambio automático cambia con más antelación, climatizador ajustado a un funcionamiento con consumo mínimo…estas son algunas de las modificaciones que sufre el Gran Tourer cuando activamos en el Driving Experience Control el modo Eco. Eficiencia ante todo.
Otras dos opciones son el modo Confort, que busca sobre todo una conducción cómoda, dotando, por ejemplo, a la dirección de una suavidad extra. El tercer modo, es el Sport, donde el Gran Tourer muestra su lado más dinámico con un acelerador más inmediato, así como una dirección más firme. También el cambio apura más las marchas.
Todo esto ayuda a que el 218d optimice su funcionamiento en todos los aspectos. Sus cifras oficiales son destacadas para el tipo de vehículo del que hablamos. El 0-100 lo realiza en 9,3 segundos y su consumo homologado es de 4,5 litros a los 100 y que a nosotros nos ha quedado después de unos días con él y haciendo una conducción mixta entre autovía y carreteras secundarias casi al 50%, de 6,2 litros. Repito, haciendo una conducción lo más normal posible, quiero decir, sin estar pendiente de cifras. Indicarte que durante una de las jornadas buscmos el máximo y mínimo consumo medio que podríamos obtener y las cifras quedaron en 5,5 litros la mínima y 7,4 litros la máxima.
En carretera se notan sus inercias. Yo he notado diferencia con el Active Tourer sobre todo en balanceos, algo lógico teniendo en cuenta sus mayores dimensiones. Aun así, no va nada mal, apoya bien, la dirección es de buen tacto (sobre todo en modo Sport) y las suspensiones son bastante firmes, incluso me han sorprendido, no por excesiva firmeza ni mucho menos, pero sí por que esperaba sobre todo un eje trasero más “esponjoso”.
A la buena experiencia de conducción ayudan los sistemas con los que cuenta este BMW.
Desde el sistema automático de luces, que además cambia automáticamente entre largas y cortas, hasta el control de crucero adaptativo que llega incluso a detener el vehículo, pasando por el Head Up Display (sobre pantalla de metacrilato debido a la inclinación de la luna delantera) que nos muestra infinidad de información evitándonos tener que desviar la vista de la carretera. Algo que me ha parecido realmente interesante ha sido el Asistente para Retenciones. Como su propio nombre india, nos echa una mano cuando estamos inmersos en uno de esos maravillosos atascos a los que nos enfrentamos sobre todo por las mañanas. Si nos encontramos en uno, podemos activar el asistente y este además de parar y arrancar el vehículo según vaya el tráfico (con el control de crucero activado a su vez), conducirá el coche sólo, y lo mantendrá dentro del carril, por lo que imagina lo que puede cambiar la forma de sobrellevar un atasco.
Hay que aclarar un par de cosas…

Ya que vamos a dejar a los niños pintando, recuerda que sus libros de colorear pueden ir perfectamente guardados en la bolsa que los respaldos delanteros llevan incorporada.

Este asistente sólo funciona en vías rápidas (que detecta por su cartografía integrada) y hasta 60 Km/h. Además, no pienses que podrás olvidarte del volante e ir leyendo el periódico tranquilamente, el coche estará pendiente de que tengas las manos en el volante. Primero la seguridad.
El Gran Tourer parte de un precio base de 29.950 € para el BMW 216d Gran Tourer y llega hasta los 45.750 € del BMW 220d xDrive Gran Tourer.
Como en todo BMW que se precie, las opciones pueden aumentar el desembolso final de una forma destacada. En el caso de nuestra unidad con el mencionado 218d acabado Luxury, los extras como el Navegación Plus, Driving Assistant Plus, o la tercera fila de asientos entre otros deja el precio de este Gran Tourer en 49.966 €.
Si tu bolsillo te lo permite, aunque no hablemos de esta unidad en concreto, y tus necesidades quedan cubiertas con un “5+2”, este Grran Tourer no decepciona. Es una gran inversión, pero lo que recibimos a cambio es espacio de calidad, con un funcionamiento de calidad. Gran coche el Gran Tourer.

¿Te ha gustado? ¡compártelo!

El de aquí abajo es el que lo ha escrito...

Escribiendo sobre esto desde hace poco, pensando en esto, desde siempre… Cuando nací, lo primero que hice fue preguntar en que coche me llevaban a casa.

Deja un comentario

dos × 2 =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This