La vuelta al mundo en un Ford T de 1915

0

Dirk y Trudy Regter son dos jubilados propietarios de un modelo mítico en la historia del automóvil, un Ford T de 1915 y que adquirieron en 1997. Dirk ha sido un gran apasionado de la marca del óvalo ya que antes de este de 1915 tuvo uno de 1923 y un Ford Modelo A de 1928.

Tener a punto un coche de época como el Ford T es todo un desafío, pero más aún si lo que se pretende es dar la vuelta al mundo en él. Sí, has leído bien, Dirk y Trudy quieren conducir por todo el mundo con su Ford T.

Los Regter comenzaron su viaje en verano de 2012 recorriendo 22.000 kilómetros en 180 días en la primera etapa del viaje, que comenzó desde su hogar en la localidad holandesa de Edam y les llevó hasta Ciudad del Cabo, en Sudáfrica.
En 2013, cruzaron Estados Unidos y Canadá, recorriendo 22 estados y 28.000 kilómetros durante 180 días. Un año después, en 2014, cubrieron 26.000 kilómetros más a través de Sudamérica en otros 180 días. Hasta hoy la pareja ha recorrido casi 80.000 kilómetros visitando y apoyando diversos proyectos impulsados por la organización internacional de ayuda infantil Children’s Villages.

Pero su aventura no acaba aquí, los Regter quieren seguir con su viaje a través de Nueva Zelanda, Australia, Indonesia e India, cruzar el Himalaya hasta China y de vuelta a Holanda cruzando Europa Central.

Según Dirk, “Viajar por todo el mundo en un Ford T de 100 años requiere una dedicación importante, pero este modelo vintage es muy robusto, y su sencillo diseño
Ford_Model_T_World_Tour02hace que resulte fácil repararlo y ponerlo a punto.”

Su Ford T cuenta con un motor de gasolina 3.0 litros y las mismas especificaciones que cuando salió de la fábrica en 1915. Lleva unos neumáticos más grandes para adaptarse a las llantas de madera y así hacer más soportable el largo camino que en muchas ocasiones discurre por caminos sin asfaltar.

Ford construyó 15.000.000 unidades del Modelo T entre 1908 y 1927. La producción del modelo arrancó en EE.UU, pero pronto se expandió por todo el mundo, incluyendo plantas de fabricación en Dinamarca, Alemania, Irlanda, España y Reino Unido. El Ford T ayudó a poner al mundo sobre ruedas, y debe su atractivo masivo al hecho de ser asequible, fiable y fácil de reparar con piezas estándar.

En este vídeo (inglés) el propio Dirk nos cuenta esta gran aventura.

 

¿Te ha gustado? ¡compártelo!

El de aquí abajo es el que lo ha escrito...

Escribiendo sobre esto desde hace poco, pensando en esto, desde siempre… Cuando nací, lo primero que hice fue preguntar en que coche me llevaban a casa.

Deja un comentario

uno + 3 =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This